Aplicación de ácido hialurónico

¿En qué consiste?

Con el paso del tiempo, el sol y la contaminación, nuestra piel de la cara y los tejidos blandos, van cambiando y se van cayendo, mostrando unos surcos de líneas de expresión y de fatiga que se acentúan con los años. Existen en nuestras manos unas herramientas muy buenas para atenuar o disimular estos vacios o defectos en nuestro rostro.

Estas sustancias que usamos día a día se llaman rellenos faciales. Las podemos definir como elementos naturales, en su mayoría absorbibles, que colocamos en la piel para sustituir aquellos elementos que se han perdido o caído por muchas razones.

El resultado esperado es la recuperación de la lozanía, la hidratación de la piel y la mejoría de las líneas de expresión.

El ácido hialurónico puro con garantía de fabricación y certificados de origen se deposita mediante inyecciones controladas en las zonas de pérdida de volumen, de reposición y desplazamiento de proyecciones causadas por la gravedad, disminución de la elasticidad o atrofia.

¿Qué se recomienda después del procedimiento?

Es recomendable no hacerse masajes sobre el área que acabamos de rellenar y evitar traumas sobre el rostro en las primeras 24 horas.